Por Alex Padovan *

  • Definición y funcionamiento de los CEDEARS

Los Certificados de Depósito Argentinos, conocidos como CEDEARs, son certificados de depósito representativos de una clase de acciones u otros valores, sin autorización de oferta pública en Argentina. Dichos valores deben cotizar en plazas de mercados externos cuyas autoridades de contralor hayan firmado un acuerdo de entendimiento con la Comisión Nacional de Valores (CNV) o bien, en alguno de los mercados autorizados expresamente por dicha institución.

A la fecha, de acuerdo a la información provista por Bolsas y Mercados Argentinos S.A. (en adelante “BYMA”) existen cerca de 200 empresas internacionales con CEDEARS listados en la Argentina. La autorización de futuros certificados debe ser aprobada por la CNV.[1]

En el apartado siguiente veremos los principales certificados listados y sus ratios de conversión.

En lo relativo a su funcionamiento, al momento de comprar un CEDEAR, el inversor adquiere una acción (o un paquete o fracción correspondiente, de acuerdo al ratio de conversión por acciones originales) de una empresa radicada en el exterior.

Estos certificados otorgan a su tenedor idénticos derechos societarios (políticos y económicos) que los conferidos a los tenedores de acciones, esto implica, que quien adquiere un CEDEAR tiene derecho al cobro de dividendos de la empresa emisora, bajo las mismas condiciones que los tenedores del papel subyacente.

Los Cedears se negocian en el mercado local de manera similar a las acciones y títulos públicos nacionales, estableciéndose su precio, en virtud de la oferta y la demanda. La evolución de sus precios dependerá, en gran medida,  de la forma en que evolucione la acción que representa en el extranjero, siempre considerando el ratio de conversión al subyacente, es decir, la volatilidad de la cotización del CEDEAR se encuentra fuertemente correlacionada con los movimientos que registra la acción que representa.

Adicionalmente, otro aspecto relevante de su funcionamiento, radica en el hecho de que, el tenedor de estos certificados tiene la posibilidad de canjear sus tenencias en CEDEAR por el activo subyacente que representan, resultando una alternativa viable y legal para la dolarización de portafolios, pudiendo convertir los pesos invertidos en activos en moneda extranjera en el exterior.

Por último, cabe mencionar que, brindan una cobertura indirecta contra la devaluación de la moneda local, situación que abordaremos con mayor detalle en el punto 4 del presente trabajo.

[1] Ver sitio web: https://www.byma.com.ar/wp-content/uploads/2020/10/BYMA-Tabla-CEDEARs-2020-10-22.pdf

 

  • Principales CEDEARS listados y ratios de conversión

Si bien comentábamos en el apartado anterior, que dentro del mercado argentino se encuentran listados aproximadamente 200 certificados, a los fines prácticos es dable admitir que las opciones más liquidas para los inversores se focalizan en las siguientes alternativas, a saber: Apple (AAPL), Citigroup (C), Bank of America (BA.C), McDonald’s (MCD), Coca Cola (KO), Google (GOOG), Microsoft (MSFT), Facebook (FB), Mercado Libre (MELI), Globant (GLNT), General Electric (GE), Tesla (TSLA), Banco Bradesco (BBD), Petroleo Brasileiro (PBR), Tenaris (TS)l, Barrick Gold (GOLD), Netflix (NFLX) y Vale do Rio Dolce (VALE).

No se puede dejar de soslayar que el aumento de la volatilidad y la incertidumbre a nivel local, especialmente cuando hay expectativas de un mayor debilitamiento del peso frente al dólar, lleva a observar una mayor demanda de estos activos. Esto radica en que, a pesar de que su denominación sea en pesos, el poder de ser utilizado como un vehículo para convertir un activo de pesos a dólares, lleva de manera implícita un tipo de cambio entre ambas monedas que difiere del oficial, denominado Dólar Contado con Liquidación (Dólar CCL). Lógicamente, a mayor incertidumbre, más se amplía la diferencia entre el tipo de cambio vigente en el mercado spot (oficial) y el tipo de cambio implícito, brecha que en la actualidad se encuentra por encima del 100%.

Para medir la creciente demanda que se ha originado en estos instrumentos, cabe recalcar que, durante el mes de septiembre del presente año 2020, el volumen operado en Cedears marcó un récord histórico ascendiendo a $ 38.164 millones (+60,8% m/m)[2]. Fue el primer mes desde 2001, en que el volumen de estos instrumentos superó al de acciones, explicándose este fenómeno como respuesta a una mayor dolarización de los portafolios de los inversores.

Como se comentaba previamente, los certificados representan un conjunto o una fracción, de acciones de empresas extranjeras, siendo esta denominación, determinada por el órgano emisor.

A continuación, resumimos los ratios de conversión de los principales certificados listados en el mercado argentino, según consta en el sitio web de BYMA, a saber:

[2] https://iamcmediamanager.prod.ingecloud.com/mediafiles/iamc/2020/10_14/0/11/71/739191.pdf 

 

Empresas listadas Ticker ¿Dónde cotiza? Ratio conversión CEDEAR/acciones ordinarias
Apple Inc. AAPL Nasdaq 10 a 1
Bank of America Corp. BA.C NYSE 9 a 1
Citigroup C NYSE 3 a 1
Coca Cola Co. KO NYSE 5 a 1
Alphabet Inc. GOOG Nasdaq 58 a 1
Mc Donalds Corp MCD NYSE 8 a 1
Mercado Libre MELI Nasdaq 60 a 1
Microsoft Corp. MSFT NYSE 10 a 1
General Electric GE NYSE 1 a 1
Globant GLNT NYSE 6 a 1
Tesla Inc TSLA Nasdaq 15 a 1
Banco Bradesco BBD NYSE 1 a 1
Petroleo Brasileiro PBR NYSE 1 a 1
Tenaris TEN NYSE 1 a 1
Barrick Gold GOLD NYSE 1 a 1
Netflix Inc NLFX Nasdaq 16 a 1
Vale do Rio Dolce VALE NYSE 2 a 1
Facebook Inc. FB Nasdaq 8 a 1

 

Si bien los ratios de conversión enunciados, representan las cantidades mínimas de certificados, que pueden ser adquiridas, con la esencia de que no se puede comprar una acción de manera fraccionada, durante el presente año, BYMA y Banco Comafi (emisor de estos instrumentos) han permitido la compra por unidades, eliminando la exigencia de adquirir la cantidad de cedears determinada por el ratio para completar una acción. Esta decisión ha permitido otorgarle mayor liquidez a estos instrumentos.[3]

 

  • Evolución de los CEDEARS más líquidos

Históricamente la principal desventaja de estos instrumentos ha radicado en la liquidez con que cuentan la mayoría de los certificados listados, lo que en cierta manera puede dificultar la entrada y salida de los posicionamientos.

Esto hace que, habitualmente, la incorporación de un CEDEAR al portafolio de inversión, se realice con vistas a mediano o largo plazo, intentando diversificar la cartera y disminuir la exposición al mercado local.

En los siguientes gráficos, podemos observar la evolución, durante 2020, de la cotización y del volumen negociado, para dos de los certificados más líquidos de la plaza local, en la actualidad: Apple (AAPL):y Mercado Libre (MELI)

[3] https://www.cronista.com/finanzasmercados/Para-masificar-las-inversiones-en-acciones-de-Wall-Street-en-la-bolsa-local-BYMA-baja-los-ratios-de-conversion-de-los-Cedears–20201020-0039.html

De los gráficos anteriores, se observa una clara tendencia alcista en la cotización de ambos certificados, situación que ha permitido, a quienes lo incluyeron en su cartera de inversión, obtener significativos retornos durante el transcurso del presente año.

De aquí en adelante y dadas las dificultades crecientes del contexto argentino, que impacta en la performance de las empresas listadas en el mercado, es esperable que la tendencia alcista de los volúmenes negociados, se mantenga, más aun, teniendo en cuenta la posibilidad de utilizar a estos certificados, como cobertura cambiaria, lo cual veremos en el siguiente apartado.

 

  • Cobertura contra la devaluación

Tal como hemos venido explicando a lo largo del artículo, los CEDEARS permiten adquirir activos denominados en moneda extranjera y posicionarse en empresas de alcance global con amplia diversificación de sus ingresos y, por ende, baja correlación con los riesgos de un país en particular.

Sumado a esto, el hecho de que la inversión en estos certificados se efectúe en pesos argentinos, permite al inversor cubrirse de la depreciación de la moneda local, respecto al dólar de Estados Unidos.

¿Cómo funciona esto?, veamos el esquema con un ejemplo: un inversor adquiere 10 cedears de Apple, que en virtud del ratio de conversión visto anteriormente, representan 1 acción de la empresa. Consideremos que, al cierre de un día determinado, la cotización del Cedear en el mercado argentino asciende a $ 2.132,50 y la cotización de la acción en el mercado tecnológico de EE.UU cierra en USD115,75 [4]

A partir de estos precios de cierre y considerando que el precio del Cedear replica los movimientos de su activo subyacente en su mercado de origen, esto implica que el valor del conjunto de Cedears que representan una acción de Apple (10 cedears) debe ser equivalente al valor de la acción.

Por ende, el inversor deberá incorporar a su portafolio 10 cedears, por un valor total de $ 21.325, que serán equivalentes a 1 acción de la empresa, o sea, se está adquiriendo un activo dolarizado.

En base a esto, la realidad marca que la cotización del Cedear, está reflejando un tipo de cambio implícito de $ 184,23, que surge de dividir el monto a invertir en Pesos para comprar 1 acción de Apple (los $ 21.325 visto en el párrafo anterior), con el valor de la acción en el mercado americano.

En base a esto, la inversión en estos instrumentos otorga a los individuos o empresas, una especie de seguro contra el impacto devaluatorio, por dos caminos:

  • La revalorización de la acción subyacente en su mercado de origen
  • La depreciación del tipo de cambio implícito en la operación (reiteramos denominado Dólar CCL)

La ventaja mencionada otorga gran utilidad a estos instrumentos, en momentos en que la expectativa de devaluación de la moneda local y la presión sobre el mercado cambiario se incrementa.

  • Conclusiones

El objetivo del presente artículo, consiste en presentar a los lectores, las principales características de los Cedears, haciendo hincapié en su utilidad para diversificar un portafolio de inversiones, incorporando empresas globales de primera línea y, de esta manera, disminuyendo el riesgo de una cartera de inversiones, respecto a un mercado en particular, sumado a la posibilidad de funcionar como un seguro cambiario para su tenedor.

Entendemos que constituyen una alternativa válida para el logro de este objetivo, con un horizonte de mediano plazo.

[4] Se consideraron las cotizaciones aproximadas de cierre del 22 de octubre de 2020.

*El Autor es Contador Público. Magister en Finanzas. Asesor Idóneo en Mercado de Capitales Agente Productor CNV Nº 659. Profesor de  Posgrado UTN FRVM.-