Al complejo escenario recesivo que atraviesa la economía y la incertidumbre sobre el resultado final de la renegociación de la deuda pública, se suma inesperadamente el efecto del Corona Virus, nuevo factor externo cuyo impacto final sobre el tejido productivo interno se desconoce debido a lo inédito de la situación.

Para indagar sobre estos efectos la Fundación Observatorio PyME recogió las opiniones de empresarios PyME de los sectores de Servicios, Comercio, Industria Manufacturera, Construcción y profesionales independientes.

Los empresarios y los profesionales se expresaron sobre los efectos negativos en la producción, las ventas, las compras y el empleo. También opinaron sobre las medidas precautorias y organizativas adoptadas por ellos y sobre los miembros de la propia comunidad puestos en cuarentena. Finalmente se expresaron también sobre la dinámica de precios y disponibilidad en el mercado de los productos necesarios de protección contra el virus. Las opiniones fueron recogidas entre el viernes 13 y el martes 17 de marzo entre 788 empresarios y profesionales independientes, residentes en AMBA (60%), Centro (25%), NOA (5%), Cuyo (4%), NEA (3%) y Sur (3%).

 

¿Cuál impacto sobre ventas, compras, producción y empleo?

El principal impacto negativo registrado es sobre las ventas (58% del total de las respuestas). Los otros tres impactos relevados tienen una difusión mucho menor: compras 40%, producción 39% y ocupación 33%. Pero el superior real impacto negativo sobre las ventas con respecto a las otras variables puede comprenderse mejor si se compara el saldo de respuestas entre las impactadas y las no impactadas. Los encuestados impactados negativamente sobre sus ventas son el doble de los no impactados. Mientras que en el resto de las variables (compras, producción y empleo) las PyME y los profesionales independientes no impactados superan a los impactados.

Estas proporciones seguramente cambiarán en las próximas semanas, porque obviamente la caída de las ventas en algún momento impactará negativamente sobre la producción y el empleo, ya que la capacidad de las empresas menores de acumular existencias en depósito es limitada, máxime con las condiciones financieras del momento. Por otra parte, la evolución del problema con las compras dependerá del grado de internacionalización de la cadena de suministros de cada PyME.

Por el momento, el impacto negativo sobre las ventas es mas importante en el comercio y entre los profesionales independientes que en Servicios y en la Industria Manufacturera. Las PyME de Comercio que declaran impacto negativo en las ventas son más de tres veces superiores a las que no declaran impacto, mientras que en las PyME manufactureras las impactadas apenas alcanzan a duplicar a las no impactadas. Las empresas de Servicios y los profesionales independientes se ubican en posiciones intermedias.

 

¿Cómo están enfrentando hoy las empresas esta situación?

Las empresas y los profesionales independientes están muy activos. Menos del 8% no están tomando medidas. El 92% está tomando varias medidas en función de las características del sector. Por ejemplo, sólo el 24% de las PyME manufactureras y el 23% de las comerciales están organizando actividades de home office, mientras que ese porcentaje sube al 55% entre las PyME de servicios y al 46% de los profesionales independientes. Por el resto, entre el 6% y 8% de las empresas está agregando más turnos para rotar el personal y otorgando vacaciones anticipadas. Entre el 70% y 80% de las PyME y los profesionales independientes adoptaron ya medidas con protocolo de higiene y la inducción de 4 modificaciones de hábitos sociales. Las PyME industriales están además muy activas en la capacitación en prevención, ya que tienen menos posibilidad de implementar el home office.

 

¿Cuáles son las dificultades encontradas con las medidas de prevención?

A pesar de las medidas regulatorias del Ministerio de Desarrollo Productivo y del Ministerio de Salud sobre precios y disponibilidad de insumos críticos para la prevención como el alcohol en gel y otros insumos necesarios como barbijos y guantes, la encuesta detectó importantes dificultades.

Con respecto al alcohol en gel, el 69% de las empresas informó falta de stock y el 41% aumento de precio. Siguen en importancia los barbijos, con un 49% de faltante y un 19% de aumento de precio. Los desinfectantes generales registraron respuestas de 30% faltante y 34% aumento de precio. El menor problema se registró con los guantes descartables: 24% faltante y 28% aumento de precio.

Estas estadísticas muestran la necesidad de profundizar las medias oficiales para detener la especulación con estos insumos críticos para asegurar el normal abastecimiento y precios razonables. Si la estrategia pública adoptada no da resultado, habrá que revisarla.

 

Miembros de la propia empresa y familia puestos en cuarentena

Los números son alarmantes. El 15% de los encuestados declara que algún miembro de la empresa o familia están ya atravesando un período de cuarentena. La mayor frecuencia (18%) se registra en las PyME de Servicios. En la Industria Manufacturera es el 13%, en Comercio el 12% y entre los Profesionales independientes el 10%.

 

Fuente: Fundación Observatorio PyME.
Ver Informe Completo: https://www.observatoriopyme.org.ar/